Home » Psicoterapia » Hablando de autoestima…

IMG_0005.JPG

Hoy voy a hacer una reflexión en alto sobre como yo entiendo la autoestima, algo sencillo que todos podáis entender.

Primero separemos la palabra auto-estima. El prefijo auto viene del griego y quiere decir uno mismo” y estima como todos comprenderéis es “lo que nos estimamos, nos valoramos” y me gusta decir valorarnos en vez de querernos por que quererse tiene una connotación más hacia lo positivo y no es que tener autoestima no lo sea ahora os explico porque os digo esto.

Lo primero que se nos viene a la cabeza cando hablamos de autoestima es querernos, efectivamente es una parte de este concepto y es algo que no tiene duda alguna, en esta primera parte del concepto conviene añadir matices ya que para querernos necesitamos conocer nuestras virtudes, o lo que es lo mismo, aquellas cosas que hacemos bien, en la que somos valorados, aunque parece un proceso sencillo os lanzo una pequeña pregunta para comprobarlo.

¿Podéis enumerar 10 “virtudes” de vosotros mismos en menos de 1 minutos?

Una vez que somos capaces de reconocernos en aquellas cosas que hacemos bien y donde nos sentimos agusto, lo siguiente que nos toca hacer es aceptarnos así, tal como somos, muchas veces cuando ponemos en marcha estas virtudes esperamos una refuerzo positivo a las mismas. “Ej: Si hacemos el bien a alguien porque a nosotros nos gusta y somos así, esperamos que esa persona nos devuelva esa actitud.” Este es un error frecuente, que desmonta nuestra autoestima en ocasiones, debemos encontrar el refuerzo en el propio placer de ser nosotros mismos sin importar lo que se nos devuelva de esa conducta.

La segunda parte del concepto es saber y conocer en lo que no somos buenos, aquello en que fallamos, nuestros defectos, tenerlos muy claros, aceptarlos y trabajar para mejorarlos cada día, cuantas veces nos dicen aquellas cosas donde fallamos y ponemos en marcha mecanismos de ataque, porque no nos gusta que nos digan donde fallamos, lo que denota que no tenemos aceptado esta parte de nuestro yo. Pues señores y señoras esto también es AUTOESTIMA y quizá es la parte más difícil de trabajar psicológicamente y por la que aparecen pacientes cada día en las consultas de psicología.

Hoy te invito a que dediques algo de tiempo a tu autoestima haciendo lo siguiente:

1. Enumera 10 virtudes que poseas y aceptalas como propias, ponlas en marcha por el simple hecho de disfrutarlas tu mismo.

2. Busca y revisa cuales son tus fallos más frecuentes, aquello que menos te gusta de ti aceptalo  y establece un plan de acción para cambiarlo.

Para terminar:

Conocer, aceptarse y mejorar día a día es el camino para que nuestra autoestima este arriba, sin depender de nadie, tan solo de nosotros mismos. Como siempre cualquier duda u opinión la podéis dejar en los comentarios.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

comments

  1. Jose dice:

    Muy acertada reflexión, David.
    Estoy totalmente de acuerdo en que cometemos el error de esperar de la otra persona la misma actitud que hemos tenido nosotros con ella.
    Me gusta lo de buscar el refuerzo en el placer de ser nosotros mismos.
    Gracias.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *